[Crónica] Pròxims Festival 2011 (Barcelona, 21 julio 2011) | Binaural


[Crónica] Pròxims Festival 2011 (Barcelona, 21 julio 2011) | Binaural.

 

 

El festival Pròxims cerró su primera edición con buenas sensaciones en el cuerpo entre los que pasada la medianoche enfilaban la bajada de Montjuïc hacia el asfalto urbano de Barcelona. El público, bastante heterogéneo por cierto, parecía satisfecho con lo visto y lo oído encima las baldosas de piedra del Poble Espanyol. Alegría pausada, sin sobresaltos. Fruto del plato sonoro que se había servido. Un menú conocido, de victoria fácil asegurada, con el dream team del indie patrio encima del escenario. Habrá que ver si Pròxims tiene secuelas posteriores, puesto la facilidad de la fórmula dio resultados positivamente esperados, pero quizás poco perdurables.

La velada empezó aprovechando las últimas horas de sol cálido de la tarde. Anímic i El Petit de Cal Eril fueron los designados para recibir a los más madrugadores. Propuestas tranquilas para endulzar el final de la tarde y abrir el apetito para los platos fuertes programados más tarde. Después de ellos Mujeres llenaron el escenario con sus fogonazos energéticos y su garage de ignición instantánea. Los cuatro cachorros del rock lisérgico barcelonés sobrellevaron como pudieron la deficiencia del sonido, que dejó mucho que desear hasta el final de la noche. Los organizadores deberán tomar nota sobre este asunto, porqué la calidad de un evento se ve mellada por imprevistos de este calibre. Enfilando ya la noche y aún con luz solar amasando los párpados del público los anfitriones empezaron a servir los tres platos principales del menú. Mishima aparecía en el escenario y fueron recibidos con vítores y aplausos. Se palpaban las ganas entre los ahí presentes. Los reyes del pop catalán enfilaron con prisas sus principales bazas, con su último disco Ordre y aventura como columna vertebral de su repertorio. El tiempo justo de actuación apremiaba. La gente bailaba y desgañitaba sus cuerdas con los hits de Mishima, y los más entusiastas hasta perdonaban los varios despistes que el frontman David Carabén tuvo durante la actuación.

Después les tocó el turno a Standstill. Más leña al fuego. Los chicos de Enric Montefusco presentaron su rica propuesta con su profesionalidad ya conocida. Defendiendo su repertorio independientemente del marco donde actúen. Ellos a lo suyo y la gente a las cervezas y a corear Adelante Bonaparte como si de una hinchada británica se tratara. Viva la guerra, definitivamente. Todo estaba preparado, pues, para que Antònia Font pusieran el colofón a la velada en lo montaña mágica. Los mallorquines salieron con su habitual parsimonia pero con ganas de dejar buen gusto de boca. Casi todas las piezas del admirable Lamparetes sirvieron para hacer bailar al respetable, y para escuchar entre el público varios entusiastas intentando imitar el acento balear sin disimular su catalán capitalino. La gente les tenía ganas y no defraudaron. Un par de temas de cabecera de antaño como Wa yeah y Alegria, más la fabulosa Calgary 88, sirvieron para enmarcar el final de la noche.

Y así, con los cartuchos quemados aún humeando, la gente se volvía a sus rutinas sin olvidar que era jueves y la semana no había terminado para muchos. El gesto parecía de aprobación en la mayoría. El cartel había funcionado como cabía esperar. Sin sorpresas. Salvando los problemas con la ingeniería sonora, el Pròxims cerró su primera prueba con buenos resultados. Habrá que esperar si se puede seguir tirando del hilo. El tiempo dirá.

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s