Crónica del concierto de fin de gira de The New Raemon | Waaau TV


Crónica del concierto de fin de gira de The New Raemon | Waaau TV.

The New Raemon siempre ha tenido un aire generacional muy característico. Desde que apareció su primer álbum son muchos los que han hecho suyos el mensaje y la estética “raemoniana”, convirtiendo algunas de sus canciones en hits emocionales a los que acompañar recuerdos personales. Esta sensación se desprendía el viernes en la sala Apolo, donde fueron muchos los que vencieron el frío para asistir al fin de gira del disco ‘Libre Asociación’. En el público, el halo generacional se marcaba en una franja de edad bastante concreta. En multitud de parejas a las que se les notaba que TNR forma parte de sus BSO dual, a pesar del tono melancólico de las composiciones del bueno de Ramon Rodríguez. Ellas vistiendo sonrisa embelesada, ellos barbas pobladas y pose proteccionista.

El aperitivo al recital de The New Raemon fue a cargo de Ferran Palau, guitarra y voz del grupo de pop intimista Anímic. Un entrante pausado que generó una buena antesala del plato principal de la velada. Así, TNR aparecieron en el escenario con formación de tres guitarras (con colaboración especial de Dani Vega de Mishima), bajo, batería y una violinista que dotó de clase algunas de las melodías más barrocas de Ramon Rodríguez. ‘Lo bello y lo bestia’, ‘Kill Raemon’ y ‘Algunas personas del valle’ fueron las piezas que abrieron el concierto. Una representación muy adecuada del sonido del ‘Libre Asociación’. La vuelta a una sonoridad algo más oscura, con menor afectación pero con más músculo estructural. Posteriormente, un par de temas de ‘La dimensión desconocida’, segundo LP de The New Raemon, sirvieron para ir dando velocidad de crucero al recital. Hasta llegar a uno de los picos emocionales. Fue cuando el bueno de Ramon se quedó solo en el escenario y empuñó su guitarra acústica. Ahí es donde sus incondicionales se sienten más cómodos. Y llegaron emblemas como ‘La cafetera’ o ‘El saben aquel que diu’, santo y seña del maravilloso ‘A propósito de Garfunkel’, y que el público cantó con sentido pulmón abierto, con sonrisa ladeada incluida.

También hubo tiempo para algunas versiones como ‘Te debo un baile’ de los Nueva Vulcano, o la presentación de un tema para el recopilatorio de Minimúsica; una divertida y naif pieza titulada ‘Hamster caníbal’, que Rodríguez ha grabado con sus hijas. Las canciones, pues, se sucedían rápido hacia un final que nadie parecía querer que llegará. TNR desplegaron su saber hacer, su sonido a un punto menos de cocción y con los tiempos acelerados revisando así algunas de las canciones de sus tres discos. A Ramon Rodríguez se le veía cómodo, a gusto con el peso de las guitarras y los pasajes más instrumentales. A ratos parecía revivir sus días de juventud con los Madee más aguerridos.

Y de esta manera llegaron los vises, mediante algún otro clásico de toque Garfunkel, con las bellas ‘Soñar la muerte’ y una alargada, amplificada y soberbia ‘Llenos de gracia’, que cerró un buen concierto. Una actuación correcta, jugada en casa, que sirvió para despedir un buen disco y que sirve de antesala para la grabación de un nuevo larga duración que seguirá otorgando a TNR el buen don de la productividad.

Oscar Villalibre

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s