Para gustos, festivales. Nueva gama de colores de temporada de Converse para calzar en los festivales de verano | Waaau TV


Para gustos, festivales. Nueva gama de colores de temporada de Converse para calzar en los festivales de verano | Waaau TV.

Los brazos empiezan a pregonar el nudismo en las calles. El sol empieza a marcar paquete. Hasta las terrazas de los bares ya no son solo refugio de fumadores inmunes al frío. Conjugación de elementos que huelen a primavera. Agradable período estacional por sus connotaciones literarias, meteorológicas y hasta culturales. Pero también es época de bienvenida por dispararse el gatillo que da la salida a la estimulante carrera de los festivales musicales. Agendas de melómanos y modernistas apretadas hasta finales de julio para entregarse a la música y a las pulseras de colores. Pero ello no se prepara a la ligera. Transeúntes de las grandes explanadas fruncen el ceño y exprimen materia gris en busca del look adecuado. Visitar el Sónar no requiere el mismo atuendo que pasearse por el SOS 4.8 de Murcia. Una mala elección puede llevar a sentir el peso del dedo acusador del respetable.

Para ayudar en la tarea Converse presenta su nueva paleta de colores de temporada para sus clásicas zapatillas. Festival cromático para empezar a edificar el look apropiado. Sentar bien las bases estilísticas en nuestros pies y luego saber conjugar verbos como el combinar y el acertar. Y una vez ya tenemos claro el continente nos falta acertar el contenido. Cada evento musical al que pasearse tiene un color apropiado. Y Converse los tiene todos. Para muestra, un cordón:
A principios  de mayo, Murcia acoge una nueva edición del SOS 4.8. El lugar dónde criterio y fiesta se dan de la mano para andar hacia un lugar llamado pasarlo bien. Para tal ocasión podemos calzarnos unas Converse TOMATO. Aunar en los pies la vivacidad y la calidez festiva del pasional color, sin dejar de poseer un toque especial y auténtico. Parece muy apropiado bailar el ‘Do you remembre de first time?’ de Pulp, o levantar los brazos para cazar el confeti que The Flaming Lips lancen desde el escenario con el rojo tomate en los pies.

Siguiendo hasta finales del mismo mes nos encontramos con el Primavera Sound, la meca ibérica del festival. La catedral dónde la transgresión y el clasicismo juraron su santa unión. Dos conceptos que parecen llevarnos hacia los tonos marrones y anaranjados NECTARINE o FRAPPE. La combinación en dosis exactas del atrevimiento con el valor seguro de la atemporalidad. Personalidad y sobriedad en versión cromática. El naranja nactarina nos vendrá bien para redescubrir el sonido tridimensional de The XX, y el color marrón café una buena moqueta podológica para clásicas bandas como Yo La Tengo o Afghan Wings.

Adentrados en julio llega el calor intenso y también el Sónar. Hedonismo y experimentación personalizados en colores llamativos como ARUBA BLUE. La parte extrovertida del Pantone; el calzado adecuado para brillar por las noches. El color para seguir los acordes de New Order tocando ‘Blue Monday’ y hacer chirriar las rótulas. O para intentar que durante algún mágico segundo Lana del Rey se cruce una mirada con nosotros y podamos decirle aquello que pensamos de ella.

Y el final del verano estará más cerca cuando llegue el FiB a mediados de julio. El festival que este año acogerá artistas de la talla de Bob Dylan, Noel Gallagher o Stone Roses. Mitos e ídolos de la música alternativa ideales para combinar nuestro look a partir de un CLASSIC GREEN. El verde tenis, el color de Wimbledon, para mostrar la veneración a Benicàssim y a su histórico evento. La militancia por los colores de este festival. Homenaje a tantos años de buenos conciertos mediante la vestimenta de tan esperanzador y solvente color.

Anuncis

Algunos libros recomendados por algunos ilustres de la cultura indie | Waaau TV


Algunos libros recomendados por algunos ilustres de la cultura indie | Waaau TV.

 

El próximo 23 de abril se celebra Sant Jordi -el día del libro en el resto del país-, la oficiosa Diada en Cataluña en la que libros comparten protagonismo con pétalos rojos. Como en Waaau no estamos muy puestos en la botánica ornamental, preferimos hablar de libros. Para ello hemos recorrido a algunos ilustres para que nos recomienden sus títulos de referencia, aprovechando la jornada literaria que se avecina. No damos algunas recomendaciones para regalar libros porqué nos parece presuntuoso. Solo nos ha movido el interés de saber qué lee la gente de la cultura para ver si se nos despierta el interés o el olfato. Disfruten del menú y, sobretodo, lean. Que comprar libros ya imaginamos que lo harán.

Miqui Puig es músico, escritor, locutor de radio, productor y entusiasta en general. Regenta el club Old Wave New Wave en el Razzmatazz de Barcelona, donde llena la pista y el escenario con bellas canciones y buen gusto atrayendo las propuestas más interesantes de la escena. Su voracidad literaria nos propone tres títulos para tener bien presentes

Un clásico: F. SCOTT FITZGERALD. ‘El gran Gatsby’. Colección Aniversario Losada. No diré que es relectura, mentiría (muchos lo hacen). Cogí hace unos mese este gran clásico porqué alguien me dijo que yo era un poco como Gatsby. Lejos de buscar si soy un impostor, un “bon vivant” o lo que sea, entendí el porqué del mito de este clásico. Toda una lección de ética, estética y miedo.
Una biografía: RICHARD WHITE. ‘Young Soul Rebels / Dexys Midnight Runners’. Omnibus Press. Las biografías solo pueden ser leídas desde dos puntos de vista: el del fan y el del detractor. Con la de los Dexys tienes tela que cortar si lo afrontas desde cualquiera de los dos. Uno de los grupos más grandes de la historia, al menos en casa. La búsqueda, la dureza, el hecho en si de conseguir un objetivo. La locura y la caída de un soñador llamado Kevin Rowland. Uno de mis héroes.
Una perla: DAVID NICHOLLS. ‘Un día’. Columna Edicions. El amor a la novela le pega. La novela quiere y dese que así sea. Nicholls toma como punto de partida una canción del gran Billy Bragg. ¿Hace falta decir nada más? Muchos grandes maestros de la novela británica, desde la contraportada, te dicen que no seas burro y que abras el libro, que quieras a la historia. Una vez lo haces, reconoces que sí, que el amor vale la pena, y novelado aún más.

Joan S. Luna es redactor jefe de la revista Mondosonoro y autor del libro ‘Los colores del underground’ (Astiberri Ediciones), una recopilación de entrevistas a personajes relevantes para entender el surrealismo pop. Además, Joan es uno de los tótems de la prensa musical en este país y una de sus plumas más cargadas de tinta. Sus recomendaciones van llevando a nuevas propuestas. Libros y más libros…

NEILL STRAUSS. ‘Todos te quieren cuando estás muerto’(Editorial Contra) / CHUCK KLOSTERMAN. “Fargo Rock City” (Es Pop)
. Teniendo en cuenta que se me conoce fundamentalmente como crítico musical, no puedo evitar citar dos de los libros musicales con los que mejor lo he pasado en los últimos meses. Un divertidísimo libro de entrevistas de músicos, actores, etcétera (Strauss) y un fantástico relato de cuál es nuestra relación con la música cuando somos unos chavales (Klosterman). Reirán con ambos y desmitificarán mucho todo eso de las estrellas del rock, del pop, del cine…
CHINUA ACHEBE. ‘Todo se desmorona’. (DeBolsillo). Aunque esta edición se publicó hace casi dos años, debo reconocer que ‘Todo se desmorona’ posiblemente sea una de las grandes sorpresas que me he llevado en los últimos tiempos. Empecé a leerlo sencillamente porque no estoy habituado a la literatura africana y porque The Roots le habían dedicado un álbum al libro, pero todo quedó en anécdota desde las primeras páginas. Hace falta leer así para entender lo peor de los choques culturales y de la expansión de Europa en África. Lo mejor que he leído últimamente junto a “Sukkwan Island” de David Vann, “La ruta del tabaco” de Erskine Caldwell, “La hermandad de la uva” de John Fante y “Nunca me abandones” de Kazuo Ishiguro.
GONZALO CALCEDO. ‘Siameses’. (Tropo). Jamás había oído hablar de Gonzalo Calcedo hasta que Tropo Editores editó hace unos meses este recopilatorio de los libros de relatos del autor ‘Otras geografías’ y ‘Liturgia de los ahogados’. Y bendigo el día que llegó a mis manos. Calcedo resultó ser un emotivo -aunque oscuro y muchas veces triste- autor de relatos breves que, lo tengo claro, merece ser reivindicado las veces que haga falta.
Ahora mismo estoy metido en ‘El talent’ (LaBreu)  de JORDI NOPCA. A falta de terminarlo, puedo decirles que estoy gratamente sorprendido con la calidad, tono y ritmo narrativo que este periodista barcelonés ha sido capaz de imprimirle a su primera novela.

Lucía Lijtmaer es periodista, editora y una de aquellas persones que siempre aparecen detrás de todo lo que se cuece con letras en Barcelona. Escribe asiduamente en publicaciones como ADN, Público, Maire Claire y la revista Barcelonès. También es una de las cabezas pensantes de Sigue Leyendo, una novedosa plataforma editorial online. Sus recomendaciones apuntan saber estar y gusto por la clase. Atentos.

CHARLOTTE MENDELSON. ‘Cuando éramos malos’ (Global Rythmn). No había leído nada de esta autora joven, creo que es lo primero que se publica traducido en castellano, y me ha parecido una maravilla. La saga de una familia rica que empieza con una novia plantada en el altar siempre augura lo mejor. Pero este libro tiene además, humor, muerte, sátira…de todo lo más necesario.
MANEL PUIG. ‘La traición de Rita Hayworth’ (Seix Barral). No me canso de recomendar este libro o cualquiera de este autor. Denostado en su momento por ser demasiado pop para unos (¡por escribir sobre personajes obsesionados con actores de Hollywood!), Puig relata con lenguaje popular y preciso la sociedad puritana de la ciudad media argentina: retrógrada, asfixiante, imposible de dejar atrás. Hay que leer a Manuel Puig. Siempre.
MARGARET ATWOOD. ‘El año del diluvio’ (Ediciones B). Eterna finalista del Premio Nobel de Literatura, Atwood lo hace todo bien. Ciencia Ficción, ensayo, poesía, literatura intimista…Aquí narra un mundo post-apocalíptico dónde solo quedan unos chalados ecologistas que han sobrevivido a una hecatombe de la que no sabemos nada. Un par de ellos rememoran el mundo como era antes de esa tragedia. Cyborgs sexualizados, lucha de clases y un estado opresor conforman un libro imprescindible.

Jan Martí es pluriempleado del movimiento cultural barcelonés. Primero (o ya no sabemos si segundo) como miembro del grupo Mendetz, productores de exquisito pop electrónico; y también como creador de la editorial Blackie Books. El sello que ha revolucionado las estanterías de las librerías por la osadía en sus títulos publicados y por el personal diseño de sus productos. Sus recomendaciones vienen de uno de los mejores olfatos para esto, así que apunten.

ROALD DAHL. ‘Les bruixes’. (Editorial Empúries). Un libro inolvidable, con el humor punzante de Dahl, con el que crecí. Una especie de anti-diseño, con una moral bastante original, una ironía siempre presente y un final increíble.
RON CURRIE. ‘Dios ha muerto’. (Seix Barral). En la primera escena Dios, encarnado en una mujer sudanesa, muere a tiros durante la visita de Colin Powell a Darfur. A partir de ahí, la historia de qué haría la humanidad si fuera consciente de qué ya no hay Dios. Perturbador, bonito y muy original.
ASTRID LINDGREN. ‘Pippi Calzaslargas’. (Blackie Books). En algún momento de su vida, todo el mundo ha querido ser Pippi Calzaslargas. Vivir solo, con los animales metidos en casa, sin necesidad de dinero, ni de familia, ni de ir a la escuela, y tener una fuerza superdotada para enfrentarse a las autoridades. Muy indicado para la época represora que vivimos, muy adecuado para quién quiera seguir soñando, y para quién se atreva a crearse unas normas morales propias basadas en la generosidad. Todos queremos ser Pippi.

David Carabén es cantante y líder de Mishima, una de las bandas más certeras del pop autóctono. Además, el frontman catalán es conocido por su gusto refinado en literatura, pues lo aplica sin reparos a sus letras y a los conceptos que envuelven sus discos. Intelectualismo bien intencionado y refinado. Esta es su selección, breve y recibida vía whatsapp debido a compromisos promocionales relacionados con su último disco. Desde aquí le agradecemos haber encontrado un hueco para participar en esta selección.

JORDI LLAVINA. ‘Vetlla’. (Editorial 3 i 4). Su mejor libro de poesía.
OSCAR BROC y TANIT PLANA. ‘ Barcelona és una merda’. (Editorial Contra). Porqué siempre que lo leo me lo paso de fábula.
Hitch-22, la brillante autobiografia de Christopher Hitchens, una vida espectacular al servicio de valores siempre políticamente incorrectos.

Oscar Villalibre

[Promesas] Dear PrudencePrudence | Binaural


[Promesas] Dear PrudencePrudence | Binaural.

En tiempos dónde existe demasiada gente con el underground o el independiente fácil, con él siempre en la boca, es de agradecer encontrar bandas como Dear Prudence. Ellos son cinco jóvenes de Barcelona (Carolina Delago: guitarra y voz; Ik Miranda: guitarras; Dedé Camprubí: bajo; Anna Castañé: teclados y coros; Jotaeme Balibrea ”Bali”: batería) que de su hobby y vocación quieren hacer dedicación. Apasionados de la música. Un gusto que les persigue y les lleva a encontrarse. Es entonces cuando aúnan sus criterios e ilusiones para formar una banda. Casi sin tiempo para darse cuenta ya tienen una maqueta grabada, con producción, grabación y diseño hechos por ellos mismos. Luego empiezan a extender copias como cheques un banquero, a dar sus primeros conciertos (ya han actuado con éxito en la sala Be Cool) y a generarse un espacio 2.0. Así de fácil de hacer y largo de proceder. La militancia musical en estado puro. Si te gusta, lo luchas. Sin falsos intereses ni diatribas sobre lo moderno o sobre lo cool. Llana y rasa dedicación que hay que empezar a disfrutar.

Dear Prudence, como decimos, han editado un pequeño y artesanal EP de cuatro temas bautizado como ‘Prelude’. Un aperitivo exprés que nos da las coordenadas suficientes para saber por donde quieren navegar. Guitarras gruesas, sonido musculado, tiempos rápidos. La angulosa voz de Carolina dinamizando los pasajes más vitalistas y coloreando los más sosegados. Su sonido nos transporta en parte al pop más ruidoso de los 90’s, pero también a la psicodelia más setentera. El tema que abre la maqueta, ‘I wish’, nos entrega a la mente un penetrante ritmo de guitarra que nos llevamos a cuestas por el recorrido de toda la canción. Una pista, un señal de navegación. Luego encontramos ‘Kay’, con un bello preludio de guitarra y una batería que nos anuncia aires que parecen salidos de un western, que tiene su escena central en un luminoso estribillo. ‘I sink’ es la tercera en discordia y sirve de contrapunto a todo el entramado. Aires más pausados y ecos de desidia plasmados en la lírica. Ella nos conduce hasta la eclosión de ‘Digging’ donde el ritmo se desparrama por los poros. Noise pop con toques de girls bands moviendo las caderas con los brazos pegados al cuerpo y las manos extendidas. Pura energía y gritos de deseo para encontrar una buena canción de amor.

En definitiva un buen trayecto, que por corto y por lo enseñado, nos deja con ganas de más. Saber por dónde seguirán estos cinco barceloneses. Sus inicios prometen un correcto devenir, y su manera de hacer las cosas nos parece la adecuada para ir ganando poco a poco el espacio que les corresponda en este amplio mundo sonoro.

Los animales cogen protagonismo en Minimúsica | Waaau TV


Los animales cogen protagonismo en Minimúsica | Waaau TV.

Primero fueron los alimentos. Luego llegaron los transportes. Esta vez son los animales; el hilo conductor que ha servido para tejer las diez canciones que forman el tercer volumen del disco minimúsica. Este proyecto, nacido en 2006, tiene como objetivo el acercar la música pop y moderna a un público al que normalmente no tienen en mente los creadores, los niños. Acercarles el concepto con el que trabajan para que deje de serles lejano, además de incrustar en ellos la semilla del interés del consumo y la creación musical. Para llevar a cabo tan loable y didáctico propósito, minimúsica organiza conciertos y espectáculos, que pueden verse en sitios varios como pueden ser museos, escuelas, bibliotecas o fiestas mayores. Su sólida y innovadora propuesta les ha llevado a participar de forma estable en festivales de renombre como el Primavera Sound o el Festival Jardins de Cap Roig.

Toda la propuesta musical de minimúsica se vertebra mediante sus discos. Recopilatorios donde diversos artistas de la escena pop actual se prestan al juego de la composición de temas exclusivos que sirvan para el fin educativo inherente del proyecto. Estas canciones son pensadas y versadas a partir de un tema en concreto que sirva de punto de partida para los creadores musicales. Son muchos los grupos que ya han participado en anteriores ediciones del proyecto. Por ejemplo El Petit de Cal Eril, Dolores, Boat Beam, Me & The Bees, Mujeres, Pau Riba, Za!, Fred i Son y un largo etcétera. Asimismo, como hemos dicho antes, en esta ocasión, la tercera concretamente, el hilo conductor son los animales. Y para tan salvaje propuesta se han servido de un talentoso y variado grupo de formaciones, componiendo todas ellas un par de temas para el álbum. Los elegidos esta vez son Anímic, los imberbes Beach Beach, Doble Pletina, Germana (Ramon Rodríguez –The New Raemon- cantando con sus hijas), y la sorprendente niña Candela cantando con sus Supremos. El resultado son diez canciones que se amoldan al nada sobado concepto de ‘para todos los públicos’. Pero de una forma agradable y respetuosa con los padres –que pueden mantener intacto su gusto y oído musical- como con los niños –que no son tratados como amebas intelectuales-.

En la web de minimusica puede conocerse a fondo todo el proyecto, saber de sus actuaciones y propósitos, comprar sus discos y su surtido de mercadotecnia, y hasta jugar a entretenidos juegos creados para la ocasión.

[Entrevista con] Beach Beach, primavera de 2012 | Binaural


[Entrevista con] Beach Beach, primavera de 2012 | Binaural.

Pau Riutort y Tomeu Mulet son alma y cabeza pensante del grupo mallorquín Beach Beach. Hace pocos días han publicado su primer LP titulado ‘Tasteless’ (La Castanya, 2012). Pocas veces un debut discográfico había generado tanta expectación en tan poco tiempo. En la Península ha sido una sorpresa descubrir a estos chicos, y el bullicio generado se debe a las buenas maneras que se les presuponen a estos chicos. Aunque en la isla de Mallorca nadie se ha visto sorprendido con el fenómeno, pues Beach Beach llevan girando desde 2006 por allí, dando multitud de conciertos, y su disco de debut era tan esperado como la llegada de Mr. Marshall.

Pau y Tomeu parecen chicos tímidos, de pocas palabras. Su juventud es palmaria. Pero la apariencia escueta en el habla es solo eso, apariencia. Les gusta decir cosas, generar su discurso y, sobretodo, parlamentar de música. Son entusiastas. Melómanos de yemas gastadas en digging de galletas. Hablamos con ellos horas antes de hacer su primer concierto de presentación del disco, en la Jazz Cava de Vic. Lugar donde les hace especial ilusión tocar. Como toda la gira que tienen por delante. “Tenemos muchas ganas de hacer conciertos. Cuando sacas un disco lo que te apetece es poder enseñarlo a la gente, no sólo que salga reseñado en blogs o revistas, sino mostrarlo en directo, que es donde verdaderamente demuestras el grupo que eres” comenta Pau. Su ilusión se hace visible con solo echar una mirada. Explican los detalles del directo, los pequeños ajustes que han aplicado a sus canciones y el cuerpo de su set, que lógicamente se basará en este primer disco. Un trabajo que ha generado mucha expectación, por lo que se espera de ellos, y que rápidamente se ha hecho un hueco entre el mundo musical escrito. Al preguntarles si este factor les genera presión, Tomeu comenta: “Aparecer reseñados en varios medios no nos genera una presión, sino un orgullo, especialmente viniendo de dónde venimos, y estamos muy orgullosos de qué nos pasen estas cosas. Además, aquí en la Península, no nos conocía la gente. En cambio en Mallorca la gente sí que nos tenía como un grupo establecido, con una trayectoria y cierto bagaje. La cuestión era hacer un paso más y vinimos a Barcelona para darnos más a conocer y tener la regularidad de conciertos que teníamos en la isla.” Cabe decir que todo este revuelo no ha sido aparición divina, y ellos mismos nos cuentan como se encargaron de promocionar sus primeras referencias llegándolas a vender hasta en Japón, de forma totalmente artesanal. La persistencia suele tener jugosos frutos.

Parece que Beach Beach tienen las cosas claras. Quieren hacer conciertos y publicar discos. Piezas vitalistas como este fabuloso ‘Tasteless’. Un catálogo de vértigo comandado por energéticos golpes de guitarra y melodías pegadizas. Una agradable y compleja mixtura de new age y noise pop de cosechas de los primeros noventas. Sonidos refrescantes y canciones cortas, alrededor de los tres minutos, como marcan los cánones. Sobre a qué suena y como se ha hecho este disco, los mallorquines hablan animosamente, desprendiendo una clara voluntad de querer hacer bien las cosas. Vivir la música intensamente, como trabajo y carrera de fondo. Para fotografiar el sonido del disco Tomeu comenta: “Sobre el sonido hay una mezcla de las bandas que siempre hemos tenido de referencia, más lo que estábamos escuchando en aquel momento. Ya que hacíamos el disco, nuestro primer disco, que siempre es como un objetivo de un grupo, queríamos hacer una recopilación de todo y escoger lo que más encajaba.” A lo que Pau, después de enfatizar con signos afirmativos con la cabeza, añade: “Básicamente teníamos unas ideas, las estructuramos con una referencia de guitarra, y a partir de ahí fuimos sumando instrumentos. Y en referencia al sonido, nos gusta hacer guiños a lo que nos gusta. Coger partes de canciones que nos inspiran. No para copiar el sonido sino para conseguir ese guiño, porqué nuestro disco no suena calcado a cualquier otro, sino que se percibe esa intención. Por ejemplo, se puede decir que es un disco brillante, en el sentido luminoso, pero las guitarras son muy agudas, de un agudo apagado, que conseguimos grabando con unos amplificadores de los 60’s. Construimos cada canción según lo que ella misma nos pedía.

Belleza artística del que habla de las canciones como entes en si mismo, con sugerencias y demandas a su compositor. Locuaz perspectiva del que siente emoción verdadera cuando dialoga sobre música. Beach Beach suenan insultantemente frescos y sus referencias musicales hablan por ellos. Any Trouble, My Bloody Valentine o Superchunk son algunas de las bandas que salen por su boca con suma y agradable facilidad. Nombres propios de la música. Sustantivos que explican mucho por si solos, por el aroma que desprenden. Como su sello, La Castanya, del que hablan con debilidad y agradecimiento. Por la apuesta hecha con ellos y por su manera de funcionar, dónde se es primero fan que empresario. “La Castanya es un sello pequeño, pero es un sello que cree en lo que hace, le gusta lo que hace. Se dedican a hacer piña con sus grupos. Somos una familia, un grupo de amigos” explica Tomeu. A lo que Pau añade “son un sello que les gusta cuidar, y los grupos que tienen saben lo que necesitan. Si necesitas hacer la edición en vinilo, pues haces en vinilo. Y cosas como producir una edición limitada en vinilo de color son cosas que les hacen ser detallistas. Además son gente que se mueve mucho para buscarte conciertos. Si tienes ganas de trabajar, ellos responden.

Llegados a este punto, pues, nos encontramos con una buena banda, unos músicos refinados en el gusto, un ramillete tupido de muy buenas canciones y un sello discográfico hecho a medida. Todo ello desemboca en una conjunción reluciente y en noticias buenas. Como participar este año en el Primavera Sound, y además en el escenario Pitchfork. Cuando explican como les llego la noticia Pau y Tomeu no pueden evitar el dibujo de una sonrisa ancha en sus labios. “Una mezcla de nervios y ganas. El Primavera Sound es el Camp Nou de los festivales” sentencia Tomeu. Es entonces cuando la vena fan les acaba de salir definitivamente, y la entrevista se diluye tranquilamente, mientras empiezan a enumerar una larga lista de artistas que no se piensan perder a finales de mayo en el Parc del Fòrum, después que ellos hayan hecho su trabajo encima del escenario.

Facebook | Beach Beach
Bandcamp | Beach Beach

Escucha “Tasteless Peace” de Beach Beach a través de Spotify

Fotos | Pau Pericas
Texto | Oscar Villalibre