[Crónica] Berlinist en Barcelona (19 de marzo de 2013) | Binaural.es


[Crónica] Berlinist en Barcelona (19 de marzo de 2013) | Binaural.es.

El buen sabor de la consecución es algo que puede hacernos relamer y disfrutar, con la sonrisa ancha, y sin que no cuente en aquel preciso instante lo largo y complicado que puede haber sido el camino hasta llegar al fin. Algo que muy bien saben la banda barcelonesa, aunque con multinacionales orígenes, Berlinist, y la agencia Unpictured, con el incombustible José Miguel Garanto a la cabeza. Ambos llevaban tiempo planeando, diseñando y mimando dos conciertos muy especiales para los días 18 y 19 de marzo en el Teatre Almeria de Barcelona. Mucho trabajo y dedicación entusiasta. Una palabra que servidor siempre tiene en la boca (en este caso en las yemas de los dedos), pero que describe a la perfección la dedicación desinteresada y admirable que algunos tienen para con la música.

Dos fechas, pues, señaladas en el calendario de Berlinist como citas muy importantes. Y la primera de ellas, el pasado lunes, no acabó lo bien que tenía que hacerlo. A Los veinticinco minutos de empezar el concierto, una persona del público sufrió una lipotimia y el espectáculo tuvo que suspenderse para poder centrar toda la atención necesaria hacia esa persona. Por fortuna todo acabó bien y no hubo que lamentar nada más que la cancelación del evento. Al día siguiente, la segunda cita en el Almeria Teatre adquiría tintes de final. De partido a cara o cruz. Los ingredientes iban disponiéndose de la manera esperada. El público ocupando prácticamente la totalidad de la sala. El pequeño escenario situado en el centro de las butacas, a ras de suelo. Rodeado por los cuatro costados por las filas de asientos poblados por amigos y expectantes seguidores. Un set prácticamente sin amplificaciones formando un cuadrado lleno de magia. Los asistentes podían ver a los músicos por todos los costados. A algunos le tocaba la espalda de la cantante y a otros el lado derecho del pianista. Intimismo y cercanía. Delante de sus ojos y acechando harmoniosamente sus oídos, ocho músicos, con Marco Alba a la cabeza, un piano, dos órganos, dos violines, un violoncello, un bajo, una batería, una viola de rueda, unas campanillas de colores y algunos instrumentos más que solo deben conocer por el nombre algunos ‘luthiers’ con pedigrí.

Todo preparado y bien afinado para arrancar el concierto. Una sucesión de canciones de belleza arrebatadora y emocionante ejecución. Todos los instrumentos sumándose de forma milimétrica al conjunto. El destellante piano principal, la precisa y preciosa voz de Gemma Gamarra (de aquellas que dejan a uno con la cabeza ligeramente ladeada y la boca no tan ligeramente abierta), los litúrgicos órganos y los juguetones y vibrantes violines. Y la batería, sin tener mucho protagonismo, conseguía unos impagables instantes de épica cuando dejaba repicar su presencia. Una atmosfera bella, grandilocuente y tan emocionante, en definitiva. Pasajes de gran musicalidad y de robusta fragilidad que fácilmente nos lleva a la mente hacia Sigur Rós. Y también hasta las montañas de Wisconsin y la personal voz de Bon Iver. Aunque esto último sea por la peculiar entonación al cantar de Marco Alba, que nos hace evocar demasiado al cantante norte-americano. Quizás el único pequeño pero, junto a la brevedad del espectáculo. Algo más de cuarenta y cinco minutos que saben a poco. Pero esto es algo lógico a saber del poco tiempo que lleva la banda en activo. La solución, con más y buenas composiciones, nos la traerá seguramente el infalible paso del tiempo.

Así pues, una velada intensa y esencialmente bella. Melodías que ejecutan con sincronía militar el encogimiento estomacal y la llamada a formar filas del bello de los brazos. Un paseo por el mundo propio de Berlinist. Formado de instrumentos añejos, semblantes serios pero amigables, vestidos casi de época, altas cuotas instrumentales y profesionalidad relevante. Un imaginario que el pasado martes dejó tan buen sabor de boca a los presentes en el Almeria Teatre. Que sembró también sonoros aplausos para un recital pulcramente ejecutado, que tuvo sus cimas con las dos canciones que forman su EP de presentación, ‘Landscapes’ y ‘Hold me tight’, y la que nos llevó hacia el final del concierto, la ensoñadora ‘Ollie falls asleep’. Crestas de un repertorio aún corto pero vigoroso. Elegante y nacarado. Berlinist son ya una realidad y auguran muy buenas cosechas para el futuro.

Bandcamp | Berlinist

Texto | Oscar Villalibre
Fotos | Dani Cantó

Anuncis

El barroquismo instrumental de Berlinist | Binaural.es


El barroquismo instrumental de Berlinist | Binaural.es.

La melodía es un transporte para las emociones. La canalización de aquello que estómago, alma y cerebro a veces no consiguen materializar en palabras. Y son precisamente éstas las que no siempre no son necesarias para con la música. La parte no escrita; el tema propiamente dicho. La situación en qué el cuerpo responde al estímulo sin necesidad de haber entendido nada. Algo con lo que nos encontramos a menudo aquellos que, por necesidad de gustos, nos refugiamos en bandas que cantan en inglés, y además somos perfectos herederos de un sistema educativo nefasto en la educación en lengua anglosajona. Tenemos que parar atención casi sobrehumana, tirar de diccionario y de teclear “lyrics + algun nombre propio” en la biblia Google para entender de lo que nos hablan.

Proceso repetido y conocido que no supone un esfuerzo por la gratitud de la recompensa (aunque no siempre). Pero también es un mecanismo que algunas veces no hemos de llevar a cabo aquellos no bendecidos con el buen entender de lenguas germánicas. La providencia, o quizás la pura industria, nos regala a veces bandas como Berlinist. Formaciones capaces de erizar todo el bello erizable y enroscar los conductos estomacales con el poder sacro y absoluto de la melodía. Esta banda con sede central en Barcelona, aunque con procedencias varias de sus miembros, tan solo lleva un par de años de vida y ya deja entrever muy buena proyección. Recientemente se ha publicado su primer EP titulado ‘Landscapes’, que ha aparecido en un precioso formato vinilo de 7”. En su cara A aparece ‘Landscapes’, la canción que da título al disco. Una reverberación eterna de instrumentos puros. Un acordeón zigzagueante que coge el volante y empieza el camino hacia la emoción pura. Los instrumentos de corte clásico van encontrándose en un collage barroco tan y tan grandilocuente. Múltiples capas de sonido que van sumando su presencia. Violines, tímidas percusiones y unes tintes vocales algo fantasmales. Todo suma y se regocija en esta fiesta de los sentidos. El crescendo eterno capaz de emocionarnos sin paliativos.

Posteriormente, la cara B presenta la bella ‘Hold me tonight’. La receta vuelve a ser la misma, aunque los ingredientes conmutan y varían sus cantidades. El mismo apósito para curar almas heridas. Aquí es el piano quien decide guiarnos. Los tintes vocales son menos tímidos a la hora de aparecer y ejercen un sentido elevador. Una muesca sonora con el tacto de una nube. No quisiéramos parecer la narración de un anuncio de compresas, pero Berlinist son la elevación pura de la música sentimentalista. Siempre bien entendida. Su líder Marco Alba profusa una gran admiración por Sigur Ros, algo que contamos aquí pero que no puede negarse con tan solo una escucha de este ‘Landscapes EP’.

Una referencia en vinilo que lleva el sello de Unpictured. El nombre que desde hace ya un tiempo nos sirve para sinónimo de calidad de la música local. Alicia Rey, Bárbara Cuerva, Eliah Smith y ahora Berlinist. Todo lo que viene de la tierra sin fotografías suele acompañar un gesto de afirmación. Con todo, Berlinist presentan buenas formas y capacidades para desembocar en un larga duración que, sin existir, ya mismo tiene muy buena pinta. Añadir, finalmente, que los próximos días 18 y 19 de marzo actúan en el Almeria Teatre de Barcelona, con muy pocas localidades aún a la venta. Verlos en directo seguro que es una buena forma de peinar las emociones en estos tiempos convulsos.